"NÃO SOU FEMINISTA, SOU ANTROPOLOGICAMENTE LÚCIDA" Ana Hatherly

quinta-feira, dezembro 02, 2010

A MAÇÃ DO CONHECIMENTO...




UM MILHÃO... E SEIS MIL VISITAS...


MAS SEM COMENTÁRIOS...?


Dos manos tengo:
con una acaricio tu serpiente
con otra hago estallar la fruta.
En mi jardín cultivo
la planta hermafrodita.

ANDREA LUCA



En el principio era Lilith. Se pongan como se pongan, en el origen era el Andrógino. Y después de su exilio, que no destierro, del Edén nunca nada volvió a ser como antes.

Ya fuera la manzana ofrecida por Lilith - Serpiente y aceptada por Eva, ya la caja de la inquietante Pandora (las mitologías patriarcales siempre hicieron responsable a la mujer del desastre universal), el caso es que ahí nacieron la dualidad y la condición humana, con su insatisfacción permanente, su búsqueda de la perfección imposible, de los orígenes, del Absoluto.

Lilith representa el arquetipo de lo irreductible, de todo aquello que, inherente al ser humano como tal, ha sido o intenta ser mutilado por nuestro entorno. De ahí que su identificación con la lucha feminista sea errónea desde un punto de vista literal, pero no incongruente, ya que la situación social de la mujer a lo largo de la historia ha sido antinatural por naturaleza, valga la redundancia.
De ahí que los hombres generalmente no compartan el mito de Lilith, o no entiendan como algo suyo a la Luna Negra. Sin embargo, hay una frase emblemática que explicaría muy bien lo que ésta significa para todos: Más vale morir de pie que vivir de rodillas. Naturalmente, la dijo una mujer con una Luna Negra preponderante en su horóscopo. Hay otra más, y ésta es anónima: Seamos realistas, pidamos lo imposible.
Así pues Lilith, La Luna Negra, actúa sobre hombres y mujeres, si bien éstas viven este punto en su horóscopo de forma más visceral y acusan notablemente sus tránsitos, que las incitan a asumir su condición de mujer completa. Mientras, los hombres suelen vivirlos a través de las mujeres de su entorno más cercano: La madre, en primer término, y después la hija. También, cómo no, la compañera.
He podido observar en algunos temas de varones que un tránsito de la Luna Negra en conjunción u oposición a la Luna natal (sobre el Sol, curiosamente, en el caso de un amigo homosexual) corresponde a una toma de conciencia sobre la muerte de la madre. No exactamente al hecho físico, sino al momento en que estas personas asumieron la realidad de que iban a perder a su madre o - en algunos casos a posteriori- cuando realmente notaron la falta de la madre y lo que ello significa: la ruptura definitiva e inevitable del vínculo, del cordón umbilical.
De algún modo la Luna Negra (sobre todo en relación con los luminares, según apunta Joelle de Gravelaine) tiene que ver simbólicamente con esta ruptura. No olvidemos que Lilith - en tanto y en cuanto dispone de aquellas almas que sufrirían enormes penalidades en esta vida, y por tanto deben ser apartadas de ella- es protectora de los recién nacidos hasta el noveno día después del parto, que es precisamente cuando el bebé suele perder el cordón umbilical. Pero digamos que éste no se pierde nunca, al menos mientras la madre siga con vida.

Algunos artistas y creadores viven a través de su obra la fuerza de la Luna Negra. Si la poesía se relaciona de forma inmediata con el mundo lunar del individuo, se puede afirmar además que un buen número de poetas tienen a Lilith angular en su horóscopo. Son los poetas Luna Negra, y saben sentir y expresar lo arcaico de forma demoledora.
(...)
Carmen Ordoñez - Artículo publicado por la revista Eudemón (España),
nímero 6. Verano 1995

2 comentários:

R149 3o75s disse...

Basta um só comentário,sendo ele certo e certeiro,pra derrubar 1 milhão de visitas...Te adoro,ó reflexo do Céu...

María disse...

Não recebe mais comentários porque não os contesta...
As mulheres que escrevemos gostamos de ver que responde...